La cosecha

La cosecha

PicsArt_1502473266220

En alg√ļn momento pens√© que todo esto ser√≠a imposible. Cre√≠ que la inesperada ca√≠da emocional de tantos afectar√≠a todo, a todos. Hoy veo la cosecha y no solo observo un maizal:¬†aprecio la primera l√°grima, el despertar y sentir que todo inicia¬†en cero en ese momento, que hay mucho que hacer, bastante que perder y demasiadas cosas que solucionar. Cuestiono¬†la inexplicable raz√≥n de por qu√© asumir todo uno, si es de todos. Siento el vac√≠o que queda entre tanta tierra, como cuando el √ļnico amo se va y todo queda¬†en silencio.¬†Creo oir la vacada mugiendo porque no sabe donde est√° el orde√Īanor.

Y entre tanto y todo, te veo a ti y te admiro. Y veo un conuco, el pasar de tierra seca a mojada, de marrón a verde, de bien a mejor.

No es solo ma√≠z, es trabajo ganado quiz√° en el momento m√°s cr√≠tico de la vida, de la familia, del pa√≠s, del mundo que est√° al rev√©s. Yo visualizo cordura, paciencia, honestidad. Te veo a ti y detr√°s¬†veo al amo que vuelve y sonr√≠e porque todo est√° como lo dej√≥. Y lo veo irse otra vez, pero esta vez feliz, con los ojos aguados, con la misma l√°grima del primer despertar en el que no te abraz√≥, en el que no te dijo que no te preocuparas. Lo veo reirse y tallarse la cabeza, sin preocupaciones, sin cuestionamientos. √Čl confiaba en ti cuando m√°s dudaste que pod√≠as.

Qué orgulloso me siento de ti.

 

 

Jorge Agobian

Periodista de la era digital. Reportero de la divisi√≥n de Latinoam√©rica de la Voz de Am√©rica, en Washington DC. Su cobertura contempla la presentaci√≥n de los hechos desde una perspectiva internacional que incluye el seguimiento de las reacciones de la Casa Blanca, Departamento de Estado, y otras instituciones p√ļblicas y privadas estadounidenses.