En disputa: embajada de Venezuela en Washington

Un denominado “colectivo de protecci√≥n de la embajada“, apoyado por el¬†grupo estadounidense CodePink, ocup√≥ la sede de la embajada de Venezuela en Washington en abril. Apadrinados por el gobierno en disputa de Nicol√°s Maduro, obtuvieron las llaves del inmueble, entraron, se establecieron, y llenaron de pancartas el lugar. “No a la intervenci√≥n”, “Saquen sus manos de Venezuela”, se lee en algunas. Los activistas rechazan la pol√≠tica del presidente Donald Trump sobre Venezuela y sostienen que no permitir√°n que el gobierno interino de Juan Guaid√≥ haga uso del patrimonio venezolano.

Al principio estaban solos, pero eso cambió. Un grupo organizado de venezolanos que vive en el área metropolitana de Washington les hace la contraparte. Sin perder de vista nada, y con mucho ánimo de protesta, decidieron comenzar una huelga afuera del edificio. Exigen que desalojen el lugar, los acusan de invasores y les hacen cacería para impedir que puedan acceder. Adentro hay un grupo de personas, ahora atrapadas por los manifestantes.
Las grandes pancartas que antes colgaban en la fachada desaparecieron. Se las desaparecieron. Ahora está repleta de afiches en contra del gobierno socialista de Maduro.

Los representantes diplom√°ticos del gobierno encargado de Guaid√≥, en Estados Unidos, tomaron el control de dos sedes diplom√°ticas venezolanas en Washington y una en Nueva York. El gobierno en disputa actu√≥ r√°pidamente y le otorg√≥ permiso de acceso a la embajada al grupo CodePink para “resguardar” el lugar.
Tanto Maduro como Guaidó reclaman el poder en Venezuela, y lo mismo ocurre en esta embajada. Estados Unidos reconoce al presidente de la Asamblea Nacional como mandatario legítimo, pero se encuentra de manos atadas con el asunto de la sede diplomática.
El embajador del gobierno encargado en Washington, Carlos Vecchio, asegura que “los d√≠as de los intrusos est√°n contados”. Indica que se encuentran trabajando con las autoridades estadounidenses para permitir la salida de los activistas del inmueble, pero advierte que “vamos a¬†llevar todas las acciones legales para quienes abusan de nuestros bienes”.
El enviado de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, ha insistido que los manifestantes están infringiendo la ley y tendrán que marcharse.

¬ŅQu√© es CodePink?

Es una¬†organizaci√≥n fundada en 2002 por la estadounidense Medea Benjamin. Aseguran que trabajan para¬†“poner fin a las guerras”, “el militarismo” y en apoyo a los Derechos Humanos. El grupo ha tomado parte de la situaci√≥n en Venezuela, en Washington, por estar en contra de las acciones pol√≠ticas, diplom√°ticas y financieras que el gobierno de Donald Trump ha empleado en contra del gobierno socialista de Caracas.
Los activistas acusan a la Casa Blanca de intervenir en los asuntos de un país extranjero y rechazan cualquier opción bélica. Pero más allá de eso, también se trata de un tema ideológico que evidentemente tiene afinidad con las políticas socialistas del gobierno chavista.
Desde el repunte de la crisis venezolana, en enero, los activistas han irrumpido en varios eventos y conferencias de prensa en las que se encuentran los funcionarios de la administración Trump hablando sobre Venezuela.

Jorge Agobian

Periodista de la era digital. Reportero de la divisi√≥n de Latinoam√©rica de la Voz de Am√©rica, en Washington DC. Su cobertura contempla la presentaci√≥n de los hechos desde una perspectiva internacional que incluye el seguimiento de las reacciones de la Casa Blanca, Departamento de Estado, y otras instituciones p√ļblicas y privadas estadounidenses.