Vicepresidenta de Colombia: Comunidad internacional es “mucho blablablá” sobre inmigrantes venezolanos

entrevista_marta lucia ramirez_voa_jorge agobian

Vicepresidenta de Colombia: Comunidad internacional es “mucho blablablá” sobre inmigrantes venezolanos

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, criticó a la comunidad internacional por considerar que no ha hecho tanto como había prometido para encarar el drama de los cerca de dos millones de venezolanos que se han refugiado en su país.

“Yo sí quiero resaltar que la comunidad internacional es de mucho blablablá y poca efectividad, mucho de palabra y poca solidaridad con los venezolanos que están acá en Colombia”, dijo Ramírez, en entrevista con la Voz de América.

Según la vicepresidenta, Colombia ha dado un “ejemplo de solidaridad” con los venezolanos, al asumir con fondos propios, el 90% de la atención humanitaria ofrecida a los migrantes.

Resaltó, además, que Colombia ha destinado “una cifra muy superior a los 200 millones de dólares” de fondos propios para aliviar la situación de los refugiados venezolanos.

Esa solidaridad ha continuado, aseguró, a pesar del reto que para Colombia representa el brote del nuevo coronavirus. “Uno no podría repartir ayuda humanitaria a los colombianos y no dársela a los venezolanos”, dijo.

A pesar de estos esfuerzos, más de 3.000 venezolanos han decidido regresar a su país. Colombia ha dispuesto canales humanitarios para facilitar su traslado hacia la zona fronteriza.

“Los que quieran volver voluntariamente a su país los apoyamos, pero Colombia no los está expulsando como han hecho otros, ni les ha cerrado los espacios como han hecho otros”, aclaró.

Según cifras oficiales, el 90% de los venezolanos en Colombia trabajan en la economía informal. Según la representante del gobierno, la ayuda a este segmento de la población se mantendrá durante la pandemia, pero recomendó que, por muy humilde que sean sus operaciones, busquen cómo formalizarse.

Ramírez también se refirió al cierre de las fronteras colombianas, una medida cuyo impacto podría afectar especialmente a Venezuela.

“Abrir en este momento el espacio a la llegada de nuevos venezolanos es prácticamente un suicidio, no podemos hacerlo”, concluyó.

Reapertura económica

El próximo 27 de abril está previsto que los sectores manufacturero y de la construcción se reintegren a la vida económica colombiana, por decisión del gobierno nacional.

La medida del gobierno del presidente Iván Duque ha generado críticas por parte de varios sectores, entre ellos la alcaldesa de Bogotá, Claudia López Hernández, quien argumenta que “se dispararía el riesgo de salud de los trabajadores y aglomeración en transporte”.

“Ni modo, nos toca volver a cerrar cada una de las actividades que se puedan reabrir”, señaló Ramírez al ser consultada sobre la posibilidad de que la reapertura económica provoque un aumento en el número de contagios.

Colombia es uno de los primeros países de la región que apuesta a la reapertura de algunos sectores económicos. En estos momentos, se contabilizan más de 4.000 contagios y más de 200 fallecidos a causa de la pandemia.

“Tenemos que cuidar la salud de los colombianos y a la vez tenemos que cuidar los empleos de los colombianos, porque Colombia es un país con muchas pequeñas y medianas empresas que no pueden estar cerradas indefinidamente”, dijo.

Colombianos varados

Respecto al papel que puede jugar el gobierno a la hora de repatriar a los colombianos varados en el exterior, Ramírez dijo que ve “muy difícil” facilitar su retorno.

“Creo que hubo mucha gente colombiana que, a sabiendas de que estaban viviendo en los sitios donde mayor contagio hay, llegaron a su país olímpicamente, no cumplieron la cuarentena y fueron totalmente irresponsables“, zanjó la vicepresidenta.

A continuación la entrevista completa:

Publicado originalmente en VOA.

Jorge Agobian

Periodista de la era digital. Reportero de la división de Latinoamérica de la Voz de América, en Washington DC. Su cobertura contempla la presentación de los hechos desde una perspectiva internacional que incluye el seguimiento de las reacciones de la Casa Blanca, Departamento de Estado, y otras instituciones públicas y privadas estadounidenses.