Un “auto cinema” fue lo más cercano a una multitud en histórica convención virtual demócrata

IMG_7783

Un “auto cinema” fue lo más cercano a una multitud en histórica convención virtual demócrata

Estaba planeada para realizarse en Milwaukee, Wisconsin. La pandemia cambió los planes de los demócratas y apostaron por hacer la primera convención nacional demócrata virtual.

Hace cuatro años cubrí la convención demócrata en Filadelfia. De aquello, nada esta vez. Nada de público, globos cayendo del techo o una ola humana de un lado a otro, en un estadio repleto de gente. A lo que la prensa se refiere, ningún delegado al que perseguir, ningún evento al que se debió correr, ninguna historia de color en la ciudad anfitriona.

Eso sí. La convención demócrata hizo historia, este 2020, por su componente virtual. Todas las convenciones son históricas, pero esta, créanme que será recordada como un hito que se une al de 1924 —primera transmisión radial de una convención; al de 1940— primera transmisión en televisión local-, y al de 1952, cuando las convenciones fueron vistas en todo el país, a través de la televisión nacional.

Este año fui a Wilmington, Delaware, desde donde Joe Biden aceptó su nominación como candidato a la presidencia.

¿Delaware?, me pregunté cuando me asignaron la cobertura en la Voz de América. Bueno, sí, Delaware, el estado al que Biden representó en el senado durante seis mandatos y su actual residencia durante la pandemia. Claro, tenía sentido.

“Maneja con cuidado”, me recomendó mi jefa. “Usa siempre la mascarilla”, también.

Cuando he viajado en tren a Nueva York, esta parada en Wilmington es una más del montón. Esta vez, viajé en carro, y esta ciudad era mi destino. Llegué el miércoles al Centro Chase, el nuevo epicentro de la convención demócrata.

IMG_7783

Un estacionamiento gigante con un perímetro de carpas para la prensa, separadas a más de dos metros la una de la otra. Al fondo, cuatro banderas de Estados Unidos enormes. Mucho silencio.

IMG_3824

Aquí me tienen en la carpa de VOA, mientras trabajaba en mi historia del día.

El día de cierre cambió un poco el ambiente.

Joe Biden daría su discurso, en vivo, desde el Chase Center, sin público. De repente comenzamos a ver como instalaban una pantalla gigante y una tarima. Luego nos informaron que ese enorme estacionamiento se convertiría en un “auto cinema”, desde donde un grupo muy selecto de miembros del partido, seguirían la última noche de la convención desde sus carros.

Entonces se rompió el silencio. Esa tarde escuchamos, por primera vez, algo de música.

Los carros comenzaron a entrar.

Cayó la noche. Joe Biden apareció en la oscuridad desde un escenario adentro de ese centro de convenciones, y repitió varios veces en su discurso que él presentaba la luz en la oscuridad. Afuera, en el estacionamiento, sonaban las bocinas de los carros, que reemplazaron los aplausos.


View this post on Instagram

A post shared by Jorge Agobian (@jorgeagobian) on

Joe Biden terminó su discurso y junto a su esposa, su compañera de fórmula Kamala Harris— y su esposo- salió al estacionamiento donde las bocinas no paraban de sonar. Saludaron a su público, y esta vez no hubo caída de globos desde el techo, pero sí fuegos artificiales.

Siempre que vean este tipo de eventos en televisión, piensen en los reporteros y en todo el equipo técnico que hace posible estas transmisiones. Tras una hora del cierre del evento, pudimos salir del lugar, luego de que el servicio secreto desbloqueara el área.

Los highlights de mi cobertura para VOA:

Jorge Agobian

Periodista de la era digital. Reportero de la división de Latinoamérica de la Voz de América, en Washington DC. Su cobertura contempla la presentación de los hechos desde una perspectiva internacional que incluye el seguimiento de las reacciones de la Casa Blanca, Departamento de Estado, y otras instituciones públicas y privadas estadounidenses.